El juego de la vida

A lo largo de la historia, el hombre ha tenido que responder a cada una de las diferentes situaciones que su entorno le encomienda, como parte de las soluciones a las problemáticas de su interacción social. El grado de acierto de cada una de esas respuestas son las responsables del nivel de soluciones que se les dé a cada situación y será ese mismo resultado el que habrá de provocar la aceptación o el rechazo, la tranquilidad o la intranquilidad y el éxito o el fracaso, tanto de la persona como ente particular, como de la unidad o sociedad a la que pertenece. Jugando sin la bola, es una enseñanza redactada en forma de un libro coloquial elaborado en capítulos, en la que la sabiduría del abuelo CAMBU orienta el aprendizaje de su nieto MISO con la simple descripción de eventos, situaciones, anécdotas y  reflexiones que se convierten en herramientas para las decisiones acertadas de MISO, redactada de una forma sencilla e ingeniosa. En la obra el autor expone de forma detallada la razón de utilizar los deportes para explicar las estrategias de la vida y en su contenido trata de entrenarnos  actitud hacia y frente a la vida en sus diferentes situaciones, sean estas simples o complejas. La mayor pretensión del libro se centra en que sus lectores resuelvan situaciones con el modelo JUSIB en el ambiente laboral, personal, en los negocios, en lo espiritual, en lo familiar, en lo académico, en lo social y en cualquier otra actividad humana.

Los procesos y sus resultados Sin pretender ser una panacea, estas páginas, que en forma de libro pone en nuestras manos al autor de jugando sin la bola,  contiene un conjunto de reflexiones, situaciones, anécdotas y técnicas, que sin proponer convertirse en la solución de todos los problemas de su vida, se tiene como objetivo ser un verdadero instrumento de ayuda para la identificación clara de cada situación en particular, de la definición de sus principales indicadores y de las estrategias que pueden implementar para lograr los mejores resultados de esta.

Cada uno, sus situaciones y circunstancias

En sus “Meditaciones del Quijote”, Don José Ortega y Gasset consigna que cada persona es ella y sus circunstancias, el entrenamiento de un JUSIB le permite aplicar las decisiones más acertadas frente a las distintas naturalezas, características y condiciones de esas circunstancias. Jugando sin la bola como obra es la presentación de un concepto que actúa como una orientación del camino a seguir en cada situación de la vida cotidiana en cualquiera de sus vertientes; en la vida personal, en la empresa, en el hogar, en el estudio y hasta en las aspiraciones; un JUSIB es una persona que aplica un método que conduce al logro de lo pertinente en cualquier escenario o situación.

Reflexionando, aprendiendo y emprendiendo

En jugando sin la bola, Milciades Willmore nos lleva de una manera tan sencilla como  mágica  a reflexionar      acerca de las diferentes situaciones de la vida cotidiana,  tanto en sus formulaciones como en sus problemáticas. El libro está escrito en un lenguaje tan sencillo, como profundo; más que un libro, jugando sin la bola, se nos presenta como una metodología de práctica de vida en la gestión de jóvenes, adultos, empresarios y emprendedores en su lucha por el desarrollo y crecimiento personal y colectivo.

21 días para entrenar

La estrategia del libro está conceptualizada para que en una secuencia disciplinada y sistemática de 21 días de lectura y ejercicios cualquier persona sea capaz de convertirse en un JUSIB. Un JUSIB con capacidad de reflexionar para entender que una situación o condición de un hecho o evento no es solo esa condición o situación, sino que en cada caso convergen diferentes condiciones y situaciones, que matizan y caracterizan a cada una de ellas sumergiéndonos en las aguas de una reflexión diaria con la práctica de la jugada  del día. Los 21 días del ejercicio JUSIB lo convertirán en una persona de soluciones fáciles en situaciones difíciles.

La confirmación del aprendizaje

El contenido de estas páginas nos llevan de una forma tan práctica como fantasiosa a entender los postulados filosóficos del maestro Jacques Delors, que nos recomienda que la esencia del ser humano debe consistir en: “aprender a aprender, aprender a hacer para aprender a ser”. El autor nos sugiere con una redacción sencilla la puesta en práctica de un cuadro en el que la pirámide de los resultados de nuestras gestiones debe ser expresada como una consecuencia derivada de los métodos y técnicas que implementemos y de la pasión y el interés que le imprimamos a cada acción de esa gestión.

La reflexión sobre la estrategia

En esta obra el interés se centra en el logro de la eficiencia y de la eficacia de las personas y de las organizaciones, entendiendo que el éxito de cada gestión depende de las estrategias que se pongan en práctica en cada caso. El contenido de libro nos transporta a un mundo que invita a meditar acerca de situaciones y condiciones de nuestras vidas que nos parecen muy obvias, pero que en la práctica más que verdades son auténticos mitos.

La necesidad de hacerlo bien. La lectura y puesta en práctica de jugando sin la bola nos pone a navegar en las aguas del entendido donde hacer las cosas bien hechas, es mucho más importante que la búsqueda de un logro, que ese hacerlo bien se convierte en una disciplina en la que convergen, desde los principios morales y éticos hasta el cumplimiento del deber y la responsabilidad ciudadana, pasando por la reducción de los errores, la satisfacción personal y el ejemplo, y que de todo esto es de donde emerge el logro de los resultados propuestos en todas y cada una de las gestiones exitosas de la vida. La autenticidad, la disciplina y la actitud, son las cualidades insignias que combinadas con otros elementos necesarios, justifica la valía de leer esta obra, lo cual se ratifica cuando en sus páginas expresa como un grito de batalla: “La intención de hacerlo bien es superior al talento para hacerlo excelente”.

J.J. López